Seleccionar página

Tips saludables: Consejos sanos para tu corazón

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las Enfermedades Cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo.

La mayoría de estas enfermedades pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo, de igual manera, para las personas que ya tienen alto riesgo cardiovascular, debido a la presencia de hipertensión arterial, diabetes, entre otros, es fundamental la detección precoz y el tratamiento temprano.

Consejos sanos para tu corazón - ESE Norte 2

Por ello, la ESE Norte 2 brinda algunos tips saludables que te ayudarán a cuidar tu corazón:

  • Realiza actividad física y evita el sedentarismo. Esto no solo mantiene tu corazón en buen estado sino que también ayuda a controlar el peso, baja la presión arterial, previene la arterioesclerosis, la aparición de varices, entre muchos otros beneficios.
  • Beber agua ayuda a que tu cuerpo se mantenga bien hidratado.
  • Aumenta las porciones de frutas, verduras y fibra. Disminuye el consumo de sal, azúcar y grasas.
  • Realiza pausas activas para que tu corazón sea cada vez más saludable.
  • Evita el cigarrillo. Fumar contribuye al riesgo de trombosis y hace que las arterias coronarias reduzcan su calibre dificultando el riego del corazón.
  • Controla el consumo de alcohol.
  • Mantente en forma y controla tu peso. Es importante que te encuentres en el peso ideal ya que el sobrepeso es una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares.
  • Duerme bien. Descansar mal causa un impacto en el cerebro que te puede llevar a un estado de estrés, lo cual puede terminar afectando tu corazón.
  • No olvides realizarte chequeos constantes con tu médico ya que esto también ayudará a un diagnóstico temprano y por lo tanto a la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Cuidar tu bienestar emocional es básico para mantener una buena salud cardiaca. La tristeza, los enfados o incluso el exceso de euforia pueden desestabilizar hasta el corazón más sano. Aunque el riesgo absoluto de sufrir un infarto asociado a emociones intensas es bajo, existe. Así que evita en la medida de lo posible situaciones que te alteren, y si no tienes más remedio que enfrentarte a ellas, hazlo con serenidad, tratando de relativizar el momento y ayudándote de técnicas de relajación. Si se experimentan situaciones intensas de ira o ansiedad, el riesgo aumenta desde ese mismo momento hasta un par de horas después.

¡Cuidar tu corazón depende de ti!

Beatriz Bohórquez Salinas – Gerente

ESE Norte 2 ¡Más Humana y Pública!

Ir al contenido